rinocerontesmueren1.jpg

Durante los últimos tres años, la caza furtiva de rinocerontes está siendo un auténtico escándalo en los parques nacionales de Sudáfrica. A partir del 2008, las bajas han aumentado un 2000%, y en lo que va de año, ya han muerto dos centenares.

Caza siempre la hubo, pero mucho más discreta: antes del 2008, la media de rinocerontes muertos estaba en diez de media anual. Pero ahora los números se han disparado, y el resultado es dramático. ¿La causa de esta masacre? La facilitan las modernas tecnologías, adoptadas por los cazadores furtivos para localizar y cazar a las presas.

Y, evidentemente, si hay caza es porque hay mercado donde colocar las piezas. En este caso, fundamentalmente se les mata por sus cuernos, muy apreciados en la medicina tradicional china y por sus supuestas propiedades afrodisíacas.

Así, es el mercado asiático el que tira de esta demanda, alentando una caza cada vez más organizada, que incluso llega a utilizar helicópteros, dardos tranquilizantes, armas silenciadas o equipos de visión nocturna para rastrear a estos pobres animales en peligro de extinción.

Como sabe muy bien la top model australianaElle Mcpherson, los cuernos se muelen en un polvo para ser utilizado en la composición de medicamentos, alcanzando precios elevadísimos por kilo. Altísimos precios que han atraído a grupos internacionales, mucho más organizados y letales que los típicos cazadores ilegales que van por libre.

Vía | EcologiaBlog
Fotografía | EcologiaBlog