La reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza se encuentra ubicada en el extremo sur de la península, y se extiende sobre unos 40 Km de costa con una gran cantidad de hermosas playas además de una meseta por donde se pueden ver a los antílopes correr libremente, así como observar el vuelo de una infinidad de aves de las especies más diversas. Algo que hará de nuestra visita más interesante aún, es el camino para llegar a ella, ya que tenemos que atravesar pueblos muy bellos y paisajes maravillosos.

reservacabodebuenaesperanza.jpg

En esta reserva natural existen más de 1.200 especies de plantas y flores, incluso hay muchas otras más que no se han clasificado aún, convirtiendo así a la Península en el sexto reino floral en el mundo. Además cuenta con una superficie de 7.750 hectáreas y es en proporción a su tamaño, el más rico de los reinos, ya que también contienen a toda la inmensa variedad de fynbos o Cape Macchia, que son en total 8.600 especies, incluyendo también a la gran familia de las Proteas.

Entre los animales que habitan en la reserva se pueden destacar algunas especies como la cebra de montaña, los antílopes grises, el zorro del Cabo, los monos, así como damanes, bonteboks, elands y babuinos, los únicos primates que se alimentan de lo que pueden encontrar en las playas y las rocas. Además de una gran variedad de aves de las que han clasificado unas 250 especies de aves.

A todos estos animales podemos agregar algunos más como son las focas, los pingüinos, los delfines y las ballenas, que son algunos de los animales que abundan en estas costas. Lo que convierte a esta reserva en una de las más ricas en cuanto a su riqueza de fauna de la región. Entre los servicios que se ofrecen al visitante hay un restaurante, una cafetería, y una casa de venta de artículos regionales, y lo que no cuenta el lugar es con alojamiento, que deberán buscarlo saliendo rumbo a la ciudad.